La radio municipal de La Iruela

DIVULGANDO EL BOLO ANDALUZ ENTRE LOS ESCOLARES

112

La Federación Andaluza de Bolos (FAB) continúa con su programa de captación de deportistas en edad escolar.

ntre los más jóvenes no ha hecho más que crecer. Los convenios con ayuntamientos y centros educativos, con la asistencia técnica y la cesión de material deportivo por parte de la FAB, junto a las concentraciones de iniciación, como la que ha tenido lugar esta semana con alumnos del primer ciclo de la ESO del IES Castillo de la Yedra de Cazorla, han multiplicado por seis las licencias base en sólo un lustro, pasando de las sesenta en 2014 a las casi cuatrocientas que se esperan esta temporada.

Casi dos millares de alumnos de la ESO participan cada año en las actividades de divulgación del bolo andaluz que la FAB organiza con los centros educativos de Jaén y Córdoba, provincias en las que el deporte autóctono cuenta con clubes. La concentración celebrada en Cazorla es la tercera de este año, tras la celebrada en Martos y la también organizada en Bolera Municipal de Cazorla, pero con alumnos de Córdoba capital. Hay previstas al menos cinco concentraciones más, una de ellas en Torrox, que es la primera que se organiza en la provincia de Málaga.

Se cumple así el mandato de la Ley del Deporte que promueve el conocimiento y la práctica de los deportes autóctonos andaluces mediante su difusión dentro y fuera de la Comunidad Autónoma como elementos integrantes y diferenciadores de nuestra cultura. En tanto se desarrolla reglamentariamente este aspecto de la Ley, la FAB, en colaboración con la Junta de Andalucía, Diputación Provincial de Jaén y los ayuntamientos que financian y promocionan las actividades, además de la Fundación Caja Rural de Jaén, encuadra este programa dentro del Plan de Deporte en Edad Escolar de la Consejería de
Educación y Deporte, al que esta federación está adscrita.

En la actualidad se está creando tal demanda que la FAB se ha visto obligada a extender la formación de monitores y monitoras, para ampliar el plantel con el que partía desde el inicio de la Escuela de Bolos, proyecto que pretende desarrollar a través del Instituto Andaluz del Deporte.

La Federación Andaluza de Bolos considera que estas iniciativas, aunque esperanzadoras, son aún insuficientes, pues calcula que habría que mantener unas dos mil licencias de menores cada año para garantizar la supervivencia de un deporte al que se le estiman unos cinco siglos de antigüedad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies